Archivo de la etiqueta: Prerrománico

Los Beatos Mozárabes

Los llamados Beatos son manuscritos de los siglos X y XI que contienen los Comentarios del Apocalipsis de Beato de Liébana, escritos entre 776 – 786 para combatir la herejía adopcionista. Dos siglos después la obra es copiada e ilustrada en monasterios del Reino de León.

Las ilustraciones, de gran fantasia y calidad, son fundamentales para la creación de la iconografia del románico en la que influirán poderosamente.

Aquí está, con los textos del Apocalipsis, la presentación de clase. Por problemas técnicos de SlideShare la presentación no se ve completa como diapostivas, sino que hay que ir deslizando la barra lateral como si fuera un documento de texto.

Los Beatos Mozárabes

Arte Prerrománico de la Península Ibérica. Arte Asturiano

Documental realizado por la televisión de Asturias, donde se recorre todo el arte prerrománico asturiano.

Es un documental largo, 46:36 minutos y muy prolijo. Se detiene mucho en los detalles, lo que no es un defecto. El documental está bien, es de visión aconsejable si hay tiempo, o si quien lee esta entrada no tiene problemas de un amplisimo temario por estudiar, o si en su temario hay que ver con detalle esta parte del arte de la Alta Edad Media.

Arte Prerrománico Asturiano

Si que considero adecuada la visión del segundo documental de Las claves del Románico, dedicado íntegramente al arte prerrománico asturiano. Se publicó el año pasado, y podéis leer en esa entrada su presentación. También es de visión opcional, aunque muy aconsejable, dado que además explica el contexto histórico en que nace este arte y además…, no llega a media hora.

Prerrománico asturiano

Arte Asturiano en Flickr.

Introducción al románico: de la caída del Imperio Romano al año 1000

La serie de documentales, Las claves del románico, recoge buena parte de la historia y los edificios del arte románico en España. Este primer episodio de la primera serie recorre como fue el arte entre la caída del Imperio Romano de Occidente y el año mil. Pasa por las villas del Bajo Imperio, las iglesias visigodas y mozárabes. La superación de los primeros siglos de poder musulmán en la península, la iconografía de los Beatos, los inicios del Camino de Santiago.

El documental es de visión recomendada, hay otros ya publicados, que se enlazarán en su momento las entradas.

Las claves del Románico
Introducción al Románico

Arte Prerrománico en Europa

Presentación de esta complicada época del arte occidental.

Arte Prerrománico en Europa hasta el año 1000

Y como os había comentado, os dejo el trailer de la película de animación El secreto de Kells, sobre el más extraordinario de los códices iluminados irlandeses. No dejéis de verla si tenéis ocasión.

El secreto de Kells

Arte Bizantino, prerrománico e islámico

Excelente  documental que trata uno de los periodos más difíciles del arte occidental, el tiempo que ve entre el final del Imperio Romano de Occidente en 476, cuyo arte es todavía paleocristiano y el año 1000, donde ya se anuncia el románico, el primer estilo artístico internacional desde la antigüedad. En esos algo más de 500 años, en esa segunda mitad del primer milenio de la era cristiana, está también la presencia en Europa del arte islámico. Un arte que, en Europa, como en otras partes, se nutre del arte de las zonas que ha consquistado.

El documental es recomendable verlo…, incluso es posible que veamos alguna parte en clase, además a partir del minuto 34:30 se explica la técnica de la escultura de bulto redondo medieval y, muy importante, la manera de sacar una copia de otra escultura por la técnica de puntos. Esa parte, la de la técnica escultórica, aunque es algo compleja, considero imprescindible verla.

Historia del Arte Universal
Bizantino, Islámico, Prerrománico

Prerrománico Asturiano

Documental de la serie Las Claves del Románico dedicado al arte asturiano. Hay una muy buena introducción histórica asociada a los edificios que mandaron hacer estos reyes remotos. Ya es curioso pasar a la Historia porque te haya matado un oso como Favila, el segundo rey.

Aparecen todos los edifcios importantes que se han conservado. Se destaca como las iglesias estaban pintadas, aunque de los restos de pintura se han conservado muy poco, excepto en San Julián de los Prados, en Oviedo.

Los edificios están muy bien explicados y el documental lleva una línea temporal, desde los edificios más antiguos a los más recientes, antes de la aparición del románico. Atención hacia el minuto 13 cuando aparece la explicación de Santa María del Naranco, cuya construcción ya tiene muchas características de lo que será la arquitectura románica.

El documental tiene veintiocho minutos de duración y su visión es recomentable.

Para que se pueda encontrar bien la entrada sigue con el absurdo nombre de “prerrománico”.

Las claves del Románico
El Prerrománico Asturiano

Del arte romano al románico

El vídeo de esta entrada resume de una manera clara el periodo en la Península Ibérica que va desde la Hispania Romana a los reinos cristianos en los albores del año 1000, el siglo XI que será el siglo del románico. Es decir, esa etapa cuyo arte recibe el absurdo nombre de prerrománico. La segunda mitad del primer milenio de la era cristiana.

En la narración, en apenas veinticinco minutos pasamos de las villas bajoimperiales romanas, al arte visigodo, el arte asturiano, muy poco, pues esta serie le dedica un episodio propio, y el arte mozárabe.  El arte conservado, aparte de los manuscritos ilumninado, es principalmente arquitectura y los relieves escultóricos asociados a ésta. Se ven detalles y muy buenas imágenes, pues en este canal los vídeos tienen buena resolución, de las iglesias de San Juan de Baños, San Pedro de la Nave, Santiago de Peñalba, San Miguel de la Escalada y San Cebrián de Mazote, cuyos arcos de herradura abren la entrada.

Espero que el vídeo se mantenga mucho tiempo en internet.

El vídeo es de visión altamente recomendable 🙂

Del arte romano al románico

 

Imago Hominis

Son días duros, un poco alucinados, de largas jornadas laborales. No hay tiempo para nada. Jornadas como esta de hoy me hacen recordar la vida en los comienzos de la Revolución Industrial, que a las largas jornadas le unían el embrutecedor cansancio físico.

No vale quejarse, siempre pude haber un rincón donde acudir, como este texto que se publicó en mi otro blog, y que tiene que ver con lo que estamos viendo ahora: como la representación visual de la realidad cambia hasta hacerse irreconocible. Estos días, el hombre-palmeta de Echternach es la imagen de pantalla del iPad.

Imago Hominis

El Hombre, símbolo de San Mateo. Evangelario de Echternach c. 750, Biblioteca Nacional, París

¿Qué extraña figura es esta? Imago hominis, en mayúsculas irlandesas, descendientes de la caligrafía uncial. Imagen del hombre, pero esto que vemos ¿Es un hombre? Algo que podemos identificar con una cabeza, con un rostro frontal, unos ojos estrábicos, una superficie curva amarilla que puede ser el cabello. Sin cuello. Y el cuerpo ¿Es esto un cuerpo humano? Curvas, palmetas, grecas con entrelazos, figuras curvas que acaban en punta como los estampados de cachemira. ¿Qué sostiene en esas manos de larguísimos dedos que terminan unos brazos sin huesos? Es un libro de caligrafía casi ilegible: libri. Imagen del hombre. Estamos en el siglo VIII, ante una pintura que abre el Evangelio de San Mateo, en un libro ilustrado y copiado en un monasterio que no era más que unas cuantas cabañas de piedra. Azotado por los vientos del Atlántico, sometido al terror de los ataques vikingos. En la lejana Irlanda, territorio que no fue influenciado por Roma, que nunca conoció la cultura visual grecolatina ni el sistema de representación clásica: el realismo, el volumen, la sombra, la figura humana en el centro, bella e idealizada.

¿Qué ha pasado? ¿Cómo el arte ha podido cambiar tanto? Imagen del hombre. Pero qué lejos está esta imagen del retrato de Terencio Neo y su esposa, humanos reales que caminaron sobre la tierra. Qué lejos está de la Afrodita de Menophantos diosa de la belleza ideal femenina. Qué lejos estamos ya de ese momento único del que Flaubert dijo que el hombre estuvo solo. El hombre en el siglo VIII ya no está solo, Dios cuida, Dios vigila. Pero el hombre como tal ha desaparecido o casi, de la representación visual. El ojo de la carne engaña, lo que transmite el ojo puede ser obra del diablo.

¿Es esta una imagen bella? Hay simetría. Rígida. Hay armonía de líneas y colores: negro y rojizo de la caligrafía y los trazos que encierran la figura. Rojos, amarillos, ocres. Colores cálidos, colores antiguos, los viejísimos colores de la prehistoria. Fáciles de conseguir los pigmentos. Colores baratos, sin oros, sin azules. Entrelazos sin fin que se despliegan por la estructura rectangular cruciforme que encierra la figura. Entrelazos que se remontan al hierro de La Tène, al bronce final, al tejido de esteras y la confección de cestos de la más remota prehistoria. Ritmos repetitivos a los que se dará el significado de la eternidad. Una representación que apenas en nada recuerda a la realidad, que es un concepto de la figura humana. ¿Es bella? Sí, es bella. Pero su belleza viene no solo de la representación sino de la idea. La imagen se dirige más a la inteligencia que a los ojos. Hay que saber descifrar el código de una fea belleza que impide la idolatría.

Siglo VIII, Roma no existe ya. No existe el Imperio. Roma no ha desaparecido pero no es más que un villorrio cuyos pocos habitantes, si se compara con el esplendor del siglo II d.C., se apiñan en el gran meandro del Tíber, mientras los foros, los templos paganos, los arcos de triunfo van enterrándose. Los caminos, las calzadas, esas vías construidas para la eternidad, están tomadas por la maleza y los bosques. Europa occidental está aislada en sus regiones, las provincias que fueron del Imperio. Cada región con sus gobiernos bárbaros se tiene que sostener a sí misma. Es cierto que el Imperio no ha muerto del todo, pero Constantinopla está muy lejos y esa parte del Imperio sigue su propio camino y no va a escapar a la amenaza tampoco.

¿Cuándo comienza en verdad la Edad Media? Hay fechas simbólicas de acontecimientos que usan los historiadores, pero que nada o casi nada afectaron a los que vivieron ese momento. Y hay procesos largos que sin embargo cambian el mundo. A lo largo del siglo VII la unidad mediterránea, esa comunicación entre todas las orillas del Mediterráneo se rompió para siempre. Hasta ahora. Nosotros, los que vivimos entre el Ponto Euxino y las columnas de Hércules, estamos como ranas alrededor de una charca. Así veía Platón uno de los responsables remotos de esta imagen, a su mundo. Las ranas griegas, las ranas romanas seducidas por la cultura helénica, aportando su particular visión del mundo. La charca sigue siendo la misma, pero el cristianismo, primero en las regiones orientales donde tuvo sus primeras huestes, y nunca habían abandonado del todo su sistema de representación no realista, y el islam después con su feroz aniconismo, romperá esa unidad. No solo para el arte. Sí, la charca seguía siendo la misma, pero las ranas se mirarán como enemigas y levantarán unas contra otras la intolerancia de las religiones reveladas.

Pero antes del siglo VII, de nuevo la pregunta ¿Qué es lo que ha pasado en el arte? No se llega así de repente a tal cambio. Ya el arte del Bajo Imperio cambiaba. El Imperio era demasiado grande y muy diversas sus gentes. El arte plebeyo, popular, llegaba más a todas partes, era más comprensible. Ese arte llegó a contaminar el arte áulico, impregnando de plebeyez las imágenes de los emperadores. Y la idea, esa idea de que el mundo real es ilusión, de que los sentidos engañan, se desarrollaba en la obra de Plotino en el siglo III. Probablemente ningún artista leyó jamás las farragosas Enéadas y sin embargo estas ideas llegaron y cambiaron el arte durante casi mil años. Se rechazó el mundo sensible, se rechazó la belleza, se rechazó el retrato. Plotino se avergonzaba de su cuerpo, se preguntaba qué sentido tiene querer hacer una imagen del mismo que durará más que este. No tiene sentido hacer imágenes del cuerpo. La materia es tiniebla, el nous es luz. Esas ideas, que apenas influyeron en el arte todavía pagano de su tiempo fueron, sin embargo, recogidas por los cristianos. La carne es de Satanás el espíritu del Señor dirá San Pablo. A través de los escritos del Pseudo Dionisio el espíritu del Señor se asimiló al nous plotiniano. No tiene sentido hacer imágenes fenoménicas y el Uno, es incognoscible. Toda atención, todo amor al mundo de aquí abajo, a la existencia terrenal es sospechoso

La seducción anicónica, la tentación iconoclasta, están desde los inicios del cristianismo. Pero el cristianismo nació y se desarrolló dentro del marco grecolatino icónico, visual, glorificador de la figura humana. Un mundo el que sus habitantes estaban acostumbrados a las imágenes. Muy difícil lo habría tenido para triunfar si hubiese sido tan radicalmente anicónico como la religión judía o como el islam. Una visión de la divinidad totalmente mental, intelectual, solo podría seducir a ciertos individuos, quizá intelectuales de la época, pero no al conjunto de la población. Y el cristianismo, nacido en las provincias orientales del Imperio, pudo desarrollarse gracias a Roma. El dogma de la Encarnación y el de la continuidad entre lo divino y lo humano, son demasiado importantes en el cristianismo para que éste no rechace el dualismo y la iconoclastia como una nueva herejía, y ahí es donde comenzará la resistencia de Roma, de su arte, que se resistirá a morir, aunque necesitará casi mil años para imponerse de nuevo.

Volvamos al San Mateo irlandés. Siglo VIII, hay dos estéticas religiosas: una latina que preconiza la representación visible y una oriental que llevada a su último extremo proscribe toda representación material. En el siglo VIII la tentación anicónica también hará mella en Bizancio y desatará la terrible lucha iconoclasta. En la orilla sur del Mediterráneo y en casi toda la Península Ibérica se imponía el Islam. Entre medio está la representación bárbara, la representación céltica, que tiende a la abstracción y a la idea. Nunca como en siglo VIII se llegó a tal punto de desmaterialización visual, nunca estuvo más amenazada la tradición artística occidental. Pero no vencerá. En Bizancio, el aniconismo era propio de los grupos intelectuales no de las masas populares ni de los monjes. También la representación irlandesa, extraño retoño atlántico del neoplatonismo que dio a occidente las obras más abstractas antes del siglo XX será abandonada. A través del renacimiento carolingio, del románico y del gótico, con sincretismos, con nuevas aportaciones estéticas, Roma y su concepto de arte no claudicaron jamás y sobrevivieron.

Arquitectura Visigoda

De la arquitectura de los francos, ostrogodos, lombardos, visigodos, de los pueblos que ocuparon el Imperio Romano de Occidente y crearon diversos reinos, quedan muy pocos restos. El tiempo, las invasiones, estilos posteriores internacionales como el románico y el gótico fueron acabando con ellos. Se trata de un arte que desapareció hace más de mil años y no tuvo renacimiento. Sin embargo la estética medieval se gesta en estos reinos bárbaros, que no lo eran tanto.

Dos cortos vídeos sobre dos iglesias visigodas que quedan en España. La Ermita de Quintanilla de las Viñas, en la provincia de Burgos, del siglo VII, formaba parte de un edificio más grande. Lo más importante de ella son los relieves exteriores y los curiosos relieves de Cristo entre el sol y la luna. “La sol” y “el luna” como en alemán Die Sonne y Der Mond. Y es que quizá, los visigodos de origen escandinavo que olvidaron su lengua goda para hablar latín, tenían en su lengua de origen, ese género para el sol y la luna.

El vídeo no tiene narración y la música que le han puesto no le va nada a un edificio visigótico.

Ermita de Quintanilla de las Viñas

El otro edificio es una de las pocas iglesias visigodas que tenemos completas, aunque no está en su lugar original, porque en los años 30 fue trasladada para evitar que quedara inundada por un pantano. Es la iglesia de San Pedro de la Nave, en Campillo, provincia de Zamora. Aunque fue desmontada y montada de nuevo piedra a piedra conserva perfectamente su estructura de planta de cruz griega en el interior de una planta basilical.

Toda la iglesia es muy interesante, es pequeña y está tan lejos de todas partes que puedes verla sin problemas porque todavía sigue siendo edificio de culto (no como en Quintanilla de las Viñas que te encuentras la puerta cerrada y solo se pueden ver los relieves exteriores) más de 1300 años después de haberse construido.

El vídeo, también muy corto, se centra en explicar los dos capiteles más importantes: el de Daniel en el foso de los leones y el del Sacrificio de Isaac.

Iglesia visigoda de San Pedro de la Nave